¿La crisis pasará factura a Obama?