La planta de Barcelona acepta ajustes de sueldo para optar a más trabajo