Barroso insiste en que Portugal no puede acceder a un programa intermedio