Bernanke inaugura una nueva era de transparencia y dice que los tipos seguirán bajos