El viernes negro da un empujón a las ventas navideñas en España