Blanco, sobre los controladores