Blanco regaña a Madrid y Cataluya