La Bolsa paga el contagio irlandés