Brasil se despide de los gritos en el parqué de la bolsa de Sao Paulo