Brasil está cerca de definir la ley del petróleo para proteger sus gigantescas reservas