Bruselas descarta el riesgo de contagio de la crisis portuguesa a España