Bruselas cree que las medidas tomadas pondrán un tope al deterioro del empleo