Los mercados desconfían de la solvencia española en otra jornada negra