A la espera de las previsiones de crecimiento de Bruselas