Bruselas concede una prórroga de seis meses para adaptarse al número de cuenta bancaria europeo