La CAM reconoce unas pérdidas de 2.713 millones