La CAM pide 2.800 millones al Estado y queda abocada al control público