Las CCAA, al límite del déficit