CC.OO. y UGT llaman a los empleados públicos a una jornada de lucha