La CE desea que los acreedores de bancos contribuyan al coste de las quiebras