La CEIM entiende las críticas a su "contrato de crisis" pero pide que se estudie