CEOE y Cepyme estiman que la inflación debería bajar o mantenerse para acabar el año por debajo del 2%