Caen los costes laborales y aumentan los concursos de acreedores