Los cargos de las tarjetas opacas se disparaban en vacaciones