Cameron y Clegg afirman que la reducción del déficit es el asunto más urgente de Reino Unido