La empresa más antigua de Canadá anuncia la eliminación de 1.000 puestos de trabajo