Cándido Méndez considera una "conspiración contra la igualdad" los ajustes del Gobierno