Cataluña, sin tratos de favor