Central Obrera acepta un acuerdo salarial con Evo Morales y ordena una pausa en las protestas