Sin China, más cerca de la recesión