Cien millones de niñas trabajan y la crisis puede agravar la situación