La Comisión Europea reivindica su papel en la solución a la crisis del euro