Las CCAA piden dinero y el Gobierno exige recortes