Continúa el descenso del número de hipotecas mientras aumenta el euríbor