Continúan los signos de expansión en Norteamérica pero se ralentizan en la UE, según la OCDE