El ataque de Corea del Norte alcanza también a Wall Street