Credit Suisse tuvo una pérdida neta de 5.500 millones de euros en el ejercicio 2008