La crisis continúa cinco años después sin vislumbrarse el final