Datos económicos negativos deprimen aún más a Wall Street