Desastres naturales causaron pérdidas por 49.400 millones de dólares en 2010