Díaz Ferrán siembra la polémica