Doce mil compradores esperan una casa de Martinsa