Draghi asegura que el BCE está listo para actuar si es necesario, pero no adelanta nuevas medidas