EE.UU. pierde dos millones de empleos en tres meses, lo que eleva la tasa al 8,5%