EEUU pone límite a los directivos