Rivero, ante un acuerdo histórico