La cuesta de enero arranca con los mercados tranquilos y las hipotecas más baratas