El programa Erasmus, en peligro