Eslovaquia dice 'sí'