España fue el país de la UE que más se benefició de préstamos del BEI en 2014, con 11.900 millones